Espacio para el maestro

RIMAS. PARTE II

Rimas
Las rimas tienen un pasado romántico asociado a la poesía, pero además uno puede calar más hondo, ir más atrás en la historia. La rima de la última sílaba aparecerá entonces como una mera forma, un rasgo cultural eminentemente hispánico.
Pero antes que los españoles llegaran a América, y aún hoy en día, se practican rimas desde tiempos infantiles cuando se quiere realizar alguna especie de conjuro, que se relaciona con el pensamiento mágico digno de los niños y de algunos pueblos. Esos pueblos consideran que sus palabras son sagradas en la medida que pueden generar un efecto en la realidad. Por ejemplo:

Hipo, hipo
Si no te vas
Te destripo

A la hora de alejar el miedo, se realizan conjuros. En este caso, en áreas rurales es muy común que la población infantil crea en que los perros que aúllan de noche están viendo espíritus invisibles, lo cual los atemoriza. Se pronunciará entonces una rima, algo así como un enunciado performativo:

Santa María parió a María
Santa Isabel parió a San Juan
Con estas tres palabras
Los perros se callarán

Las rimas tienen que ver con la estimulación de la gente a sus representantes infantiles, para que desarrollen la inteligencia (para el varón) a la vez que la elegancia (para la niña). El ingenio que presenta una rima infantil está en directa proporción con el interés de un pueblo por su infancia y de una familia por su niño.

Mientras en Francia es de “bon esprit” la habilidad en las rimas de adultos, la variante argentina nos recuerda inmediatamente a los payadores, que empiezan desde la edad infantil, aquellos gauchos que se batían a duelo con las rimas cantadas con guitarra. El más dañino y el más imaginativo vencía en la humillación al que se quedaba sin sílabas de rima. Esto muchas veces terminó como los duelos de la época clásica europea: en una tragedia.

La variante infantil tiene que ver con la transmisión de valores a los niños: de inculcarles desde bravura hasta religión; desde modos de comportarse hasta las leyes de exogamia.

Rimas infantiles para la prevención de enfermedades como el empacho

El gato sin botas
De puro goloso
Amaneció enfermo
De un mal doloroso

La gata afligida
No duda el motivo
De alguna comida
O de un salto furtivo

El gato asustado
Confiesa su culpa
Devoró confiado
Cinco ratas juntas

Melindrosa

Es la melindrosa
De tal condición
Que le dio un insulto
Al ver un ratón

Al estar cosiendo
En el pasadizo
Con el aire el hilo
Le dio un romadizo

Al tomar un libro
Se le cayó una hoja
Le pegó en el pie
Y la dejó coja

Ella está en la cama
Muy de gravedad
Por haberse puesto
Un botín helado

Ella sigue enferma
De muchos días
Por haberse puesto
La sortija fría

Es claro que muchas rimas se enuncian como método facilitador del aprendizaje de los niños. Serían relgas memotécnicas que se vuelven agradables a los oídos. La función de educación tiene que ver con la gran intensidad de caudal emocional que provoca la música. No olvidemos que las rimas se pronuncian con un estilo rítmico y que los niños suelen realizar algún tipo de baile o puesta en escena al entonarlas. Es muy común que la rima se acompañe de saltos por ejemplo. Aquí va una rima “educativa directa” para diferenciarla de las rimas que educan con los valores morales y sociales de la época y región.

Los meses

Treinta días trae septiembre
Con abril junio y noviembre
De veintiocho sólo hay uno
Y los demás treinta y uno

 

 

Uno de los juegos que más frecuentemente se asocia con las rimas es el de saltar la soga. Esto sucede en muchos de los países del mundo. Cabe recordar cualquier episodio de los Simpson en el que las gemelas que hacen correr la soga que otra niña salta, juntas entonan rimas certeras que funcionan como relato de lo que está pasando de modo oracular, como si se tratase del coro de una tragedia griega. Las rimas pueden tener una forma altamente religiosa, hablar de vírgenes y santos y de la Trinidad, pero en el fondo encierran claramente un ímpetu “pagano” en el que importa más que nada la concreción de un deseo. No se trata de un deseo infantil sino de aquellos de los adultos por la convenciencia de la cultura, la cosecha. Las poblaciones infantiles han hecho demasiado con sus fuerzas para que llueva en más de una ocasión con esta rima

Que llueva, que llueva

Que llueva, que llueva
La virgen de la cueva
Los pajaritos cantan
La madre se levanta
Que sí
Que no
Que caiga un chaparrón

Agua, San Marcos
Rey de los charcos
Para mi triguito
Que está muy bonito
Para mi cebada
Que ya está granada
Para mi melón
Que ya tiene flor
Para mi sandía
Que ya está florida
Para mi aceituna
Que ya tiene una

San Isidro
Barbas de oro
Ruega a Dios
Que llueva a chorros

La ovejita y el pastor
Lloviendo con el sol

 

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: